EL FANTASMA DE LA RECESIÓN RECORRE EL MUNDO.

EL FANTASMA DE LA RECESIÓN RECORRE EL MUNDO.

En las últimas semanas América Latina ha sido un semillero de protestas originadas por diversos motivos sociales y que han puesto contra la pared a los distintos gobiernos de la región, pero como si todo esto no fuera suficiente, el fantasma de la recesión se ha hecho presente en el mundo. El sitio web de la revista Forbes nos dice al respecto: “Estos son los 20 países que entrarán en recesión en el 2020”. 

A pesar de que la economía de Estados Unidos sigue creciendo, muchos países del mundo ya han entrado en recesión de manera oficial. En la lista figuran Hong Kong y Alemania. En el caso de Hong Kong las protestas han terminado por golpear su economía. Más de cinco meses de protestas se han traducido en una disminución de la cantidad de turistas que llegan a esa península. Estas circunstancias desfavorables han golpeado sus sectores aéreo y hotelero. La economía de Hong Kong sustentada primordialmente en servicios no ha logrado salir de las protestas que exigen la llegada de la democracia a este enclave chino. Alemania, la locomotora más grande de Europa, también se encuentra en recesión. El sitio web de la revista Reuters informa: “La recesión alemana se avecina a medida que los pedidos industriales caen más de lo esperado”. El sector exportador alemán ha entrado de forma oficial en desaceleración. Esto debido a que ha bajado la venta de autos alemanes en todo el mundo. Si Alemania entra en crisis, seguramente la Unión Europea hará lo propio. Otros países del Este de Europa como Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia que dependen de la maquinaria industrial alemana también entrarían en aprietos.

El fantasma de la recesión también ha llegado a América Latina. El sitio web 24horas.mx afirma: “México ya está en recesión, afirman expertos” En el primer trimestre de este año la economía mexicana se contrajo significativamente como no había ocurrido en 10 años. Esto debido al desplome de las exportaciones de coches a Estados Unidos y a la incertidumbre creada por la ratificación del nuevo Tratado del Libre Comercio de América del Norte. Recordemos que el sector exportador de México depende ampliamente del comportamiento de las ventas de coches a cargo del vecino del Norte. Durante la mayor parte que va del año, los concesionarios han visto una ligera caída en sus ventas, ya que durante el mes de septiembre la caída fue de un 12% respecto al año pasado, y este desplome en las ventas de coches se ha traducido en una disminución de las exportaciones de México a Estados Unidos. Este es uno de los principales factores que explican por qué la economía mexicana ya ha entrado en recesión, es decir, la llegada de una desaceleración a nuestro país significa que la economía de Estados Unidos anda mal.

En octubre la Reserva Federal decidió bajar las tasas de interés con el fin de estimular la economía de los Estados Unidos. Esta baja en las tasas ocurre, ante todo, por el temor de que la economía más grande entre en una crisis y arrastre con ello al resto del mundo. La economía de Estados Unidos también se ha desacelerado debido a un  menor gasto empresarial y esto perjudica gravemente a nuestro país. Desgraciadamente muchas de las economías del mundo dependen de las importaciones que haga el gobierno norteamericano y si la economía del vecino del Norte se paraliza, es inevitable que países como China, México y Canadá entren en recesión.

Este año la economía china creció en su ritmo más lento desde la década de los 90 y esto podría empeorar. El crecimiento de la innegable segunda economía del mundo se ha paralizado, ya que en este 2019 el crecimiento económico del dragón asiático únicamente llegó a un 6%. La República Popular China es un país acostumbrado a generar un crecimiento económico por los menor del 10% anual. Un crecimiento del 6% no sólo es insuficiente, sino que pone al resto de la economía mundial al borde de la crisis.

Regresando a nuestro país, el caso de la economía mexicana no es el más dramático. La Argentina de Macri se contrajo un 2.5% en los que va del 2019, a pesar de que Argentina es uno de los países más importantes de América Latina, pero también uno de los más vulnerables a los vaivenes económicos. Las elecciones en Argentina se han convertido en una válvula de escape que provoca enojo social, producto de la crisis económica por la que atraviesa el país charrúa. La victoria de Fernández es quizá la última esperanza de los argentinos para intentar corregir el rumbo de la economía de ese país. La situación en México es diferente porque, a diferencia de algunos países latinoamericanos, la recesión económica no ha provocado estallidos ni protestas sociales.

Brasil, el otro gigante latinoamericano, también ha experimentado una disminución en sus exportaciones a causa de un mercado interno débil, pese a que Jair Bolsonaro prometió hacer grande a Brasil nuevamente.

Chile, una de las economías más importante de Sudamérica, ha continuado con un ligero crecimiento a pesar de las múltiples protestas que lo han sacudido en las últimas semanas, pero si los estallidos sociales continuarán, tarde o temprano, afectaría tanto a las inversiones extranjeras como a  la actividad económica cotidiana.

En suma, el fantasma de la recesión, ya se encuentra entre nosotros y amenaza con colocarnos en una situación bastante complicada. Recordemos que durante la última década el ojo económico no alcanzó a llegar a todos los sectores, aunque para muchas personas la crisis económica del 2008, en realidad, nunca tuvo un final y todo parece indicar que durante los próximos meses haremos frente a una recesión económica para lo cual no tenemos armas de ningún tipo. El reto será cómo salir de ella en el entendido de que la mayoría de los gobiernos están endeudados al punto de la quiebra económica, y a diferencia del 2008, parece que no existe alguno capaz de salir a rescatar a los bancos o a las empresas. Las tasas de interés se mantienen en mínimos históricos, por lo que los bancos centrales de todo el orbe seguramente tampoco tienen armas para enfrentar esta inminente recesión. 

Las últimas protestas sociales nos dan a entender que la mayoría de los ciudadanos, tal vez estamos indefensos frente a los vaivenes y las fluctuaciones económicas, y si esta situación continúa como hasta ahora, seguramente los estallidos sociales se expandirán prácticamente en todo el mundo.      


Por Lic. María Eugenia Melo

Vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Internacionales
Coparmex Metropolitano

 

 

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, Google+ y puedes suscribirte AQUÍ a nuestro newsletter.

Atrévete a innovar