Julian Assange: Entre la verdad y la venganza

Julian Assange: Entre la verdad y la venganza

El activista y periodista australiano creó un portal en internet para filtrar información de asesinatos, abusos de poder, casos de corrupción, ejecuciones y otros asuntos relacionados con gobierno de todo el mundo. Toda la información contenida en esas filtraciones era de carácter confidencial de modo que ésta se conseguía por medio de la labor minuciosa de los hackers  que conforman el portal de Assange. En ese contexto nace a la  vida WikiLeaks, considerado como “la piedra en el zapato” de muchos países, y desde el 2006 se estima que ha publicado alrededor de diez millones de documentos de carácter confidencial.

Desde su fundación, WikiLeaks se ha caracterizado por la publicación de numerosos documentos sobre los acontecimientos más relevantes del mundo. Por ejemplo, en noviembre del 2009 publicó cerca de 500 mil correos de toda la información que circulaba en el ciberespacio sobre los atentados del 11-S. En abril del 2010 publicó un video en el que se aprecia a un helicóptero estadounidense disparando a civiles en la capital Iraquí en donde murieron varias personas incluyendo dos reporteros de la cadena Reuters. Esto ocurrió en noviembre del 2007. El entonces secretario de defensa estadounidense Robert Guy arremetió contra Assange manifestando que había lanzado la publicación sin explicar el contexto de la situación. En julio del 2010 WikiLeaks publicó más de  90 mil  documentos sobre la guerra de Afganistán que literalmente le dieron la vuelta al mundo, así que con esta publicación el nombre de Julian Assange se volvió mundialmente famoso y conocido.

Las difusiones de este portal en verdad son muchísimas, pero haremos énfasis en aquellas que seguramente trascendieron  en vista de su importancia. El sitio reveló que prácticamente todos los ciudadanos del mundo están bajo la lupa de la CIA a través de los teléfonos móviles incluyendo a destacados líderes del mundo como los presidentes de Francia y Alemania. Se reveló también algunas de las funciones de la cárcel de Guantánamo en Cuba, pues entre 150 y 200 personas fueron aisladas en ese lugar únicamente bajo la sospecha de conspirar contra el gobierno de Estados Unidos y sólo se trataban de campesinos, cocineros o choferes  afganos o paquistanìes y que  fueron entregados a cambio de una remuneración económica.

En el 2016 y en plena campaña presidencial, WikiLeaks publicó varios correos privados atribuidos a la entonces candidata demócrata Hilary Clinton en el sentido de financiar y promover el terrorismo en el mundo, así como el financiamiento de su campaña por parte del Estado Islámico (EI), y la más importante se refiere a que la intervención en Libia para derrocar al régimen de Muhamad Gadafi se decidió prácticamente  por presiones  de Hilary  Clinton cuando era secretaria de Estado, y 

esa decisión ocasionó la ocupación de tres cuartas partes de Libia por parte del EI. Esas acusaciones, obviamente, fueron negadas por Clinton y culpó a Rusia de haber filtrado esa información para perjudicar su campaña.

Así las cosas, en el 2012 Assange fue acusado de haber abusado de dos periodistas durante una conferencia en Suecia y desde ese momento comenzó su persecución, aunado a que desde el 2010 Estados Unidos también inició una acusación por conspiración y piratería informática so pretexto de que la publicaciones de WikiLeaks pusieron en riesgo la seguridad norteamericana.

En el 2012, el entonces presidente de Ecuador Rafael Correa le concedió asilo político en la embajada de su país con residencia en la capital británica, y de esa manera quedaron suspendidas las acusaciones y denuncias contra el fundador de WikiLeaks. Sin embrago, la salida de Rafael Correa de la presidencia de Ecuador significó un cambio radical en su situación jurídica.

El pasado 11 de abril del 2019, Lenìn Moreno, actual presidente de Ecuador, decidió dar por terminado el asilo político que desde hace más de siete años se había concedido a Assange, y advirtió que el motivo por el que retiraba el asilo político consiste en su conducta de violar reiteradamente varias Convenciones Internacionales, así como las actitudes descorteses y soeces de su asociación aliada en agravio del pueblo ecuatoriano de modo que, según Moreno, la situación ha resultado intolerante e inviable; por lo que el Estado de Ecuador, en ejercicio de su soberanía nacional, ha decretado la terminación irrevocable del asilo político otorgado al fundador de WikiLeaks desde el 2012.   

Sin embargo, en febrero de este año, INA  PAPERS publicó una serie de documentos que vinculan al actual presidente ecuatoriano y a buena parte de su familia a un complejo de negocios cuyos beneficios han generado cuentas personales en paraísos fiscales, lavado de dinero y empresas “offshore”, incluso se dice que una de estas offshore fue creada por el hermano del presidente del Ecuador y se cree que es un homenaje a los nombres de las tres hijas de Lenìn Moreno: Cristina, Irina y Karina.

Otra versión afirma que la razón por la que Moreno entregó a Assange es que desde el año 2018 Ecuador negoció su entrega con Estados Unidos a cambio de una reducción de la deuda nacional ecuatoriana y el otorgamiento de un crédito de 4,200 millones de dólares para el país latinoamericano. Estos dos hechos fueron atribuidos a WikiLeaks.

Uno de los primeros en condenar la actitud de Moreno fue el ex presidente Rafael Correa quien afirma que la detención de Assange es violatoria de la soberanía de Ecuador, pues se permitió el ingreso de la policía londinense al interior de la Embajada de Ecuador considerada como territorio soberano de su país; que la decisión de Moreno obedeció a presiones de Estados Unidos para poner al fundador de WikiLeaks a disposición de los intereses que lo requieren; que Assange publicó varios casos de corrupción en los que presuntamente se encuentra involucrado el presidente Moreno.

Todos estos hechos han creado el escenario perfecto para que ahora el fundador de WikiLeaks se encuentre inmerso entre las verdades que filtró a través de su portal y las consecuencias que ello le ha provocado, pues se le culpa de haber puesto en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos, de haber echado a perder la campaña presidencial de Hilary Clinton, de aliarse con los rusos para perjudicar a Occidente, y últimamente de ofender al Ecuador y su presidente; así que la acusación de haber abusado sexualmente de dos periodistas en Suecia es un cargo menor que se suma a la enorme lista de culpas que se ha generado desde que Assange y WikiLeaks literalmente desnudaran las operaciones  de los gobiernos más importantes del mundo.

Con independencia del entorno y las consecuencias de orden  político y judicial que vayan a generarse con motivo del inicio y culminación del proceso contra Assange, cabe señalar que este nuevo  escándalo mundial ha puesto el dedo en la llaga en la vigencia y respeto efectivo de la libertad de expresión, ya que todos los periodistas afirman que si Assange es entregado a Estados Unidos, además de que su vida corre peligro, se tratará de un gran “estate quieto” contra el quehacer periodístico.

En efecto, este hecho es relevante en vísperas de la llamada Revolución 5G que promete mejorar radicalmente la tecnología con que actualmente cuenta la 4G, pues la prontitud con la que se puede generar, divulgar y compartir información será literalmente veloz, así que todo mundo estaremos en posibilidad de enterarnos de todo lo que ocurre en el mundo sin ninguna limitante tecnológica. Eso quiere decir que cualquiera que tenga un dispositivo móvil puede convertirse en un pequeño Assange y en una “piedra en el zapato” para el mundo. 

Finalmente resaltamos que pese a las innovaciones y los avances tecnológicos, aún persiste la censura y el acallamiento de aquella minoría cuyos intereses o sensibilidad pudieran resultar ofendidas con alguna publicación. Esta situación nunca ha cambiado, y seguramente no cambiará durante la Revolución 5G.

Lic. Francisco Javier Rodríguez.
Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales
de Coparmex Metropolitano.

Comisión de Asuntos Internacionales de Coparmex Metropolitano

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, Google+ y puedes suscribirte AQUÍ a nuestro newsletter.

Atrévete a innovar