Nueva tensión en la frontera entre la India y Pakistán.

Nueva tensión en la frontera entre la India y Pakistán.

En 1947 ambos países eran colonias de Inglaterra bajo el raj británico. La segunda guerra mundial debilitó a los británicos para mantener el control de sus colonias, por lo que surgieron varios movimientos independentistas que a la larga originaron la creación de dos naciones cuya identificación se determinó en base a las diferencias religiosas de ambas entidades. Se creaba Pakistán para los musulmanes y la India para los hindúes y los sijes. Sin embargo, hubo una región que provocó la enemistad entre estas nuevas naciones que desde entonces pretenden anexionarse: Cachemira. Esta región ubicada en la parte septentrional de la India cuenta con una población mayoritariamente islámica, pero ese no ha sido el motivo para que la India pretenda anexionarse esa región que finalmente estaba bajo su dominio cuando los británicos reconocieron a ambas naciones.

Desde la independencia de ambos países ha habido conflictos para hacerse con esa región. El primero tuvo lugar en 1947 cuando Pakistán tomó el dominio de un tercio de la zona noroeste de Cachemira, mientras que la India toma el resto del control del valle de la misma. En 1965 se vuelven a enfrentar bajo la denominada “segunda guerra de Cachemira”, fue la culminación de una serie de hostigamientos que tuvieron lugar entre Abril y Septiembre de ese año. Este conflicto originó la “operación gibraltar” diseñada por Pakistán para introducir guerrilleros en la zona de Cachemira para en precipitar una insurgencia contra el dominio indio. En 1971, Bangladesh que conformaba Pakistán Oriental obtuvo su independencia con apoyo indio, lo que provocó un nuevo enfrentamiento entre esas naciones. En este caso, la India y los ejércitos pakistaníes orientales derrotaron definitivamente a Pakistán. en 1999 la incursión de nuevos terroristas a territorio de Cachemira apoyados por Pakistán originaron un nuevo conflicto armado que tuvo lugar entre Mayo y Junio de ese año.

La causa de la guerra fue la infiltración de los soldados y militantes pakistaníes en el lado indio de control que sirve como frontera entre las dos naciones. Pakistán culpó enteramente de esta guerra a los intentos independentistas de Cachemira. Muchos de los habitantes del territorio de Cachemira en la India no quieren ser gobernados por ese país y prefieren, ya sea la independencia, o una unión con Pakistán. Más del sesenta por ciento de los habitantes del estado indio de Cachemira profesan la religión Islámica que la convierte en la única región del país donde hay una mayoría musulmana. Las altas tasas de desempleo y las denuncias de violencia excesiva por parte de las fuerzas de seguridad que se enfrentan a manifestantes e insurgentes armados también ha agravado el conflicto. La insurgencia violenta en Cachemira ha aumentado desde 1987, pero desde el 2016 se ha ido incrementando gradualmente.

En ese contexto, la India culpa a Pakistán de patrocinar grupos armados al margen de la ley con la finalidad de desestabilizar su dominio en la región en disputa, por lo que el pasado 26 de Febrero aviones indios se adentraron 80 kilómetros en territorio pakistaní en el marco de una operación antiterrorista para bombardear un campamento de un grupo yihadista que dos semanas atrás había cometido el atentado más letal contra fuerzas indias en décadas. En ese atentado murieron 42 soldados y supuso el punto de partida para una guerra sistemática que Pakistán ha realizado desde el 2003 contra India. A pesar de que India justificó la violación de la soberanía territorial de Pakistán con que se trataba de una operación antiterrorista, el gobierno pakistaní entendió la intromisión como una provocación que no se daba desde la guerra de 1971 ni siquiera en la guerra de 1999. Esa misma noche el ejército pakistaní inició una serie de ataques a la largo de la frontera militar que divide a ambos países comenzando así una escalada de hostilidades que hasta este momento no sabemos cómo puede terminar, pues ambos países ya han perdido un avión de combate cada uno y el ejército pakistaní tiene como rehén a un piloto indio.

La situación resulta más grave porque ambos son potencias nucleares que tienen en posesión misiles que pueden alcanzar objetivos hasta en 5,000 kilómetros. La comisión de asuntos internacionales de Coparmex Metropolitano espera que este nuevo conflicto que se suma a una larga historia de hostilidades no constituya un motivo para iniciar una nueva confrontación, máxime que en últimas fechas otras potencias como Estados Unidos y Rusia han desconocido acuerdos antimisiles. Por su parte Irán y China también han ganado presencia en el escenario nuclear, sin olvidar que en la última reunión de los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte en la capital vietnamita terminó sin ningún acuerdo viable.

 

Por Lic. Francisco Javier Rodríguez.
Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales
de Coparmex Metropolitano.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, Google+ y puedes suscribirte AQUÍ a nuestro newsletter.

Atrévete a innovar