¿Qué nos espera para el año 2100?

¿Qué nos espera para el año 2100?

¡Saludos a todos!

¿Hace cuánto apareció el primer ser humano sobre la tierra? La ciencia no tiene una respuesta precisa. Pero, aproximadamente hace 50 mil años, el homo sapiens apareció en nuestro planeta. La expansión del homo sapiens de África hacia Asia, Europa y Oceanía, después pasando a América por el estrecho de Bering, sentó las bases para que la futura humanidad habitará todos los continentes.

Se sabe que el año 10 mil antes de nuestra era, la población mundial era de 3 millones de personas, poco más que la Ciudad de Medellín, por ejemplo. El aumento de la población en la tierra se aceleró estrepitosamente después de varias etapas de la Revolución Industrial con un deceso en la tasa de muertos a causa de enfermedades que en ese tiempo la ciencia empezó a curar. Las condiciones de salubridad aumentaron, los métodos de producción de comida, alimentos y productos en general, se automatizó.

El día de hoy somos aproximadamente 7 mil millones de personas sobre el planeta, y CADA UNO DE NOSOTROS EJERCE UNA PRESIÓN ENORME SOBRE LOS RECURSOS NATURALES.

Nuestros gobiernos tratan de lidiar con esta situación tratando que todo mundo cuente con agua, alimentos, salud, educación y demás para el alcance de todos; pero lastimosamente, esto, es imposible.

Les platico que los habitantes de Estados Unidos consumen seis veces más que los de la India, los europeos cinco veces más, los australianos siete veces más, los latinoamericanos consumimos tres veces más que los africanos y dentro de la misma región, Chile consume cuatro veces más que Bolivia.

Amigos, imaginemos el escenario: nos encontramos en el año 2100 y presenciamos un apocalipsis climático, pues la tierra alcanzó los 11 mil millones de habitantes y tiene una temperatura de dos grados más que en el año 2010. Esta es una noticia que no se puede recibir con alegría en las principales capitales del mundo. El continente africano ha triplicado su población con respecto al año 2010. La población de la Unión Europea ha aumentado de 450 millones a 600 millones, producto de la inmigración masiva de los países africanos. España, Portugal, Grecia y Turquía enfrentan una sequía jamás vista en la historia. Por primera vez, ciudades como Madrid, Lisboa, Roma, Ankara y Atenas SE QUEDAN SIN AGUA POR VARIOS DÍAS.

En la península arábiga, la situación es prácticamente la misa, pues ciudades como Dubái, Touka, Roja y demás ciudades de la monarquía del Golfo están ahora abandonadas. La Península arábiga que comprende a los países de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Yemen, Omán, Kuwait, Irán e Irak contaban con una población de 77 millones en el año 2010. En el año 2020, ya habían comenzado los problemas para abastecer a la región que paradójicamente se enriqueció con el “boom petrolero”. En el año 2066, la región perdió su poder adquisitivo por más que las monarquías del Golfo intentaron proveer de agua y alimentos a sus habitantes.

Los Estados Unidos trataron de colaborar con sus socios del Golfo para proveerlos de tecnología para potabilizar el agua del mar, pero aún así, el Estrecho de Ormuz, SE HA SECADO, provocando la partida de millones de inmigrantes que se encontraban en las monarquías de la Región. El Medio Oriente se ha convertido en un pueblo fantasma.

Al otro lado del mundo, Japón ha perdido 36 millones de habitantes, pasando de 127 a 92 millones, al igual que Corea del Sur que ha pasado de 65 a 40 millones. El país que en el 2010 fue el más poblado del mundo, China, ahora ve a su población reducirse por debajo de los 1000 millones. La población China empobrece rápidamente, pero aún el país, representa un 9% de la población mundial. No obstante, su vecino, India, no ha andado el mismo camino. La población de la India ahora sobrepasa los 1000 millones de personas. El gobierno indio no puede garantizar las condiciones de energía, propiedad y alimentos para toda su población.

Súmese que millones de refugiados climáticos inundan parte de Europa y Rusia, creando una ola de presión jamás vista en el planeta. Guerras civiles se desatan por doquier. En el 2100, amigos, un BARRIL DE AGUA CUESTA MÁS QUE UN BARRIL DE PETRÓLEO, ya que para ese tiempo, el petróleo ya no existe más. Este energético se agotó hace 50 años, es decir, en el año 2050.

En América Latina, la situación no es mejor. Nuestra región multiplicó su población en un 40%. Brasil ha alcanzo 300 millones de habitantes, México los 210 millones, Colombia los 95 millones, Ecuador los 30 millones,  Argentina está lidiando con los 70 millones. En el año 2015, nuestra América Latina contaba con una población de 620 millones de habitantes. En el año 2100, esta población rebasará los 1100 millones de personas. La región, al igual que otras partes del mundo, ejerce una presión enorme sobre los recursos naturales, sobre todo los países tropicales devastados por el cambio climático. En esos tiempos millones y millones de centroamericanos seguirán moviéndose hacia Estados Unidos. México, Perú, Chile, Venezuela y Argentina, literalmente sufren para abastecer a su población de alimentos. Ciudades como México, Santiago Lima y Buenos Aires se han quedado sin agua por varias semanas. Los países periféricos se ven obligados a comprar agua a los países andinos para abastecerse del líquido con los millones de galones que la población necesita. Brasil y Colombia, los países con más agua de la región se ven reacios a compartir el líquido vital, pues buscan privilegiar a su población.

Muchos países, a través del mundo, sobre todo de África, América Latina, Asia y Oceanía, han entrado en guerras mundiales por la escasez de agua y alimentos. Nada es suficiente para nadie. Situación terrible. En el año 2100, las guerras por el agua serán una realidad. Imagínense, países pobres peleando entre ellos por la escasez del líquido. En África, Kenia y Etiopía, han entrado en una larga guerra por las reservas acuíferas del África Central.

Regresando a América Latina, Brasil y Perú, llevan una confrontación militar por el manto acuífero del Amazonas, provocando la militarización de la selva. Situación parecida se produce entre Colombia y Venezuela. 

Entre tanto, los Estados Unidos han aumentado su población en 43%. Ahora posee una población de más de 500 millones de habitantes. El origen del aumento de la población Norteamericana, se debe a los millones de inmigrantes latinoamericanos que se habrán establecido en los Estados Unidos, dándole la vuelta a la población de nuestro vecino del Norte. En el año 2100, el español es el idioma más hablado de Estados Unidos, incluso, se espera que el idioma inglés se quede en segundo lugar. Los latinos representan una mayoría abrumadora en relación con los estadounidenses. La inmensa presión climática ha obligado a Estados Unidos a reforzar salvajemente su frontera mediante la construcción de un muro prácticamente impenetrable que constantemente es fuente de violaciones a los derechos humanos, pero el éxodo de latinos no para. Se trata de una situación alarmante, pero no tan grave como las olas de asiáticos y africanos que tratan de llegar a Europa Occidental y a Rusia.

En África, la Unión Africana que se conformaba por 54 naciones en el 2010 y más de mil millones de habitantes, ahora contempla 60 naciones y un total de 3,000 millones de habitantes. Ahora, el país africano más poblado del continente  es Nigeria con más habitantes que Estados Unidos. En efecto, una de las naciones más pobres de África en el año 2010, concentra ahora más de medio millar de millón de personas. Egipto, uno de los países más áridos del mundo y el más próximo a Europa y Asia, concentra más de 220 millones de habitantes, siendo el país con más escasez de agua en África, que también ha entrado en guerra con Sudán e Israel por la misma razón.

Los glaciares de los andes se han secado casi totalmente, provocando una sequía en los países andinos, incluyendo Ecuador, Perú y Chile. En Asia, los glaciares del Himalaya, no son la excepción. Esta fuente se ha reducido en un 90%, provocando que la India sufra una crisis de salubridad nunca antes vista por falta de agua. Esta circunstancia ha provocado la aparición de nuevas enfermedades a través de todo el mundo.

En el año 2010, América Latina, Asia y África, juntas, tenían una población de 6 mil millones de habitantes. En el año 2100, esta misma región tiene ahora una población de 10,000 millones de personas, lo que representa el 90% de la población mundial; mientras que Norteamérica, excluyendo México, y Europa junto a Rusia, poseen el otro 10%.

En el año 2100, la Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil, Canadá y Rusia, siguen figurando entre los países más ricos del mundo, y paralelamente, los países con más recursos acuíferos, atrayendo a miles de refugiados climáticos; pero estos países no podrán soportar la presión.

En efecto, en el año 2100 el mundo se encontrará bajo su punto más crítico, las tasas de natalidad ya han comenzado a bajar en América Latina, África y Asia, pero ya es muy tarde. La población rebasará los 12 mil millones de personas, 6 mil millones más que en el año 2018. Y a pesar de las numerosas pestes que han atacado a la humanidad durante el siglo XXI, ninguna ha logrado matar a 100 millones de personas. Una cifra alta que debe ponderarse, pero insignificante para el número de pobladores que existirá en el 2100.

A finales del año 2105, la población mundial, ahora sí, deja de crecer, pero el planeta se encuentra en su punto más contaminado, explotado y agotado de recursos. Millones de personas perecen en todo el mundo a causa de la falta de agua y alimentos, plagas, escasez de servicios de salud y conflictos civiles, causando una rápida disminución de la población. El planeta se estabilizará a largo plazo. Los humanos habremos aprendido la lección. La población mundial se equilibrará en 6000 o 7000 millones de personas para el año 2150.

Estimados amigos, el escenario aquí citado, no es producto de mi fantasía, ni se expone para causar pánico en vista de estos tiempos. Es un escenario de realización muy probable. Los datos citados anteriormente, son pronósticos oficiales realizados por el Banco Mundial y la ONU  que urgen a la población y a los Estados a consumir menos y evitar la sobrepoblación.   

Saludos cordiales.

 

POR LIC. MARÍA EUGENIA MELO 
MIEMBRE DE LA COMISIÓN DE ASUNTOS INTERNACIONALES.
COPARMEX METROPOLITANO.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, Google+ y puedes suscribirte AQUÍ a nuestro newsletter.

Atrévete a innovar