El Covid 19 Agrava la Crisis del Tango

El Covid 19 Agrava la Crisis del Tango

Cuando inició el confinamiento, la mayoría de la gente pensaba que esa medida sería transitoria, que pronto regresaríamos a la normalidad. Todo mundo daba por hecho que el confinamiento sería algo parecido a lo ordenado en el 2009 cuando la epidemia de la influenza. Sin embargo, ya estamos sobre el quinto mes de cuarentena, y los problemas parecen no tener fin. Una vacuna eficaz, pese al esfuerzo de muchas instituciones, todavía no es viable. A pesar de los adelantos en la medicina, la invención de una vacuna contra el bichito 19 podría tardar un año más.

Las pandemias siempre ponen bajo presión a los gobernantes, pues la mayoría de ellos no son expertos en el tema y, en realidad, ningún gobierno se prepara para encarar este tipo de problemas. Es un hecho que el combate contra un virus no es prioridad de ningún país. Actualmente, los políticos se enfrentan al dilema de cómo enfrentar una crisis sanitaria sin perder popularidad.

En 1918, cuando la gripe española, la mayoría de los gobiernos decidió minimizar la pandemia en aras de evitar una desmoralización de la gente. En 2020, la situación es muy distinta, ya que todos los medios de comunicación han optado por recordarnos TODOS LOS DÌAS las altas cifras de contagios y decesos, sin siquiera preguntarnos sobre el contexto y la veracidad de las estadísticas. Esas noticias, buenas o malas, ciertas o falsas, infunden miedo e incertidumbre en la mayoría de la población. Esta es la razón por la que muchos gobiernos, sobre todo en Latinoamérica, han decidido decretar medidas “poco severas”.

En el caso concreto de Argentina, el gobierno de aquel país decidió imponer una cuarentena desde el pasado 20 de marzo. También se decretó la suspensión de todos los vuelos internacionales hasta el próximo mes de septiembre. Como en México, la mayoría de las compañías, se vieron en la necesidad de bajar sus cortinas indefinidamente. Igualmente, se prohibieron los despidos injustificados pese a las circunstancias adversas de la mayoría de las empresas argentinas. El efecto fue el mismo que tuvo lugar en México: un sinnúmero de empresarios se fueron irremediablemente a la quiebra, incluso, empresas grandes como la aerolínea Latam que despidió a más de mil setecientos empleados.

Al principio, la mayoría de los argentinos aprobó esta medida. Irónicamente, los argentinos se vanagloriaban de no ser gobernados por un Bolsonaro. Sin embargo, el enojo de los argentinos debido a la prolongada cuarentena decretada dentro del país ha ido creciendo y la crisis del tango, obviamente, ha empeorado desde finales del mes de marzo. Pese al encierro, la Argentina reporta más de 100 mil contagiados. México, con tres veces más población, reporta el triple de casos confirmados. Esto significa que el bichito 19 ha golpeado con la misma fuerza a México y Argentina, a pesar de haber implementado estrategias totalmente opuestas. El modelo argentino demuestra que resulta intrascendente el tiempo que se suspendan las actividades laborales de un país, pues el golpe contundente llegará tarde o temprano.

El presidente Alberto Fernández, declaró que ante la salud y la economía, su gobierno optó por cuidar la salud del pueblo argentino. Cualquiera que estuviera en contra de estas medidas, sería catalogado como un opositor del gobierno, que seguramente estaba interesado en evitar la pérdida de sus ganancias. En ese sentido, el Secretario General de la ONU ha manifestado que no se trata de elegir entre salud, o economía, porque ambos elementos están interrelacionados. Eso significa que ganamos en ambos frentes, o fracasamos en salud y economía. En términos sencillos, o tenemos salud y dinero, o no tenemos ninguna de las dos cosas.

Desde mayo pasado, pocos noticieros nos informaban que los argentinos salieron a protestar abarrotando las calles de la #CiudaddelaFuria. Los medios charrúas han calificado a los protestantes como los “anticuarentena”, incluso, algunos medios los han tachado de “locos”, que no tienen ningún interés en cuidarse, ni cuidar la salud de los demás.

La Argentina refleja las graves consecuencias de prolongar la suspensión de actividades que, “en teoría”, debería ser temporal. Este país que ya enfrentaba serios problemas económicos y que se había convertido en un cliente frecuente del Fondo Monetario Internacional (FMI), se ha quedado sin dinero para atender a los contagiados por el bichito 19, sin dejar de apreciar que el virus se expande a lo largo y ancho del país.

Si un gobierno impone una cuarentena es porque hay un contagio rápido. El error de la mayoría de los países latinoamericanos fue decretar una cuarentena cuando el virus hacía de las suyas en Europa. Como en la mayoría de los países, la gente está cansada y en quiebra a causa del encierro. Es por ello que en México, por ejemplo, la gente inunda los centros comerciales, las plazas, y demás espacios públicos recién abiertos.

Una posible explicación de la cuarentena argentina pudiera estar relacionada con las finanzas quebradas que ya presentaba el país antes del inicio de este año. Esta prolongación pudiera servirle al gobierno argentino para declarase en quiebra frente a sus acreedores. Lo único bueno que ha hecho el gobierno argentino consiste en el ingreso familiar universal que se entregó a todos los argentinos para sobrellevar los efectos económicos de la crisis. Una política que no imitamos en México.

Finalmente, la cuarentena decretada por el gobierno argentino demuestra lo que todo mundo ya sabe: el encierro prolongado no reduce el riesgo de contagios. La cuarentena sólo terminó por derrumbar lo que quedaba de la empobrecida economía argentina.

Es evidente que los gobiernos, además de reducir los costos políticos, están interesados en mantener el control social en aras de conservar su popularidad. En esa perspectiva es que se justifican medidas como el confinamiento en países latinoamericanos.

Por Lic. Francisco Javier Rodríguez 
Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales.
Coparmex Metropolitano.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, Google+ y puedes suscribirte AQUÍ a nuestro newsletter.

Atrévete a innovar